30 de agosto de 2010

Moldes de moda no siempre son moldes de figura

Cuando la vendedora me dijo “entonces buscas uno muy grande” me puse a pensar: no buscaba un talle exagerado, ni nada extravagante, busco algo acorde al tamaño de la persona que lo va a usar.

Y si, cuando uno trata de encontrar los famosos “talles especiales”, y con eso me refiero a tamaños grandes, hay que andar predispuesto y con ganas de recorrer, ya que parece que “las gorditas” (como solieron calificar a las personas con sobre peso en alguna oportunidad en un local) no tienen demasiadas opciones para elegir.

Incluso en los percheros llenos de ropa, mejor no guiarse para buscar lo que indica la etiqueta, ya que la mayoría de las veces señalan “XL” y cuando nos detenemos a comparar las prendas apenas alcanzan un tamaño mediano.

También cuestiono esto de denominarlos “talles especiales”, porque si justamente no se consiguen prendas de los talles más grandes, entonces significa que no hay nada de “especial”, sino una búsqueda que más de una vez suena “atípica” ante los pedidos.

En la mayoría de los negocios, al preguntar por talles grandes muestran como exagerado un 5 o un 6. Cuando uno insiste en que necesita algo todavía mas grande, las respuestas no varían demasiado: “trabajamos solo hasta este talle” o “la fábrica no nos mandan grandes”… O lo que es mucho peor, una vez me contestaron: “te digo la verdad, no traemos porque no es lo que más sale, y se pasa la temporada y nos queda la mercadería”.

Es de entender que seguramente son los menos los que compran ropa grande, pero ¿por eso van a dejar de venderla? ¿Qué hace esta gente?
Que en realidad no es tan poca, sino que el grupo más delimitado es el de las personas 90-60-90, esos si que son los menos, pero encuentran que ponerse con facilidad, ya que responden al estereotipo aceptado por la sociedad.

Una mujer o un hombre, ya sea niño o adulto, con sobrepeso o sin, precisa ropa y tiene derecho a elegir entre precios, marcas, estilos, colores y diseños… y no estar limitado a lo escaso que el mercado fabrica para ellos. Me parece que acá se esta dejando de lado la necesidad de un sector de la población que tiene derecho a elegir que prenda ponerse, en vez de optar por comprar entre las pocas opciones disponibles.

Este post no pretendió ser una bola de quejas, sino una crítica a la sociedad en que vivimos, donde en teoría todos tenemos los mismos derechos, ¿no?.

1 comentario:

  1. Mari buen posteo, eso de los talles es tan cierto. Siempre se habla de que hay una ley pero parece que nadie la cumple y cuando vas a buscar ropa encontrás todo para "flaquitas", las demás que se jodan.

    ResponderEliminar